jueves, 7 de abril de 2011

La publicidad y los abogados



Tradicionalmente, la publicidad de los Abogados se ha restringido y considerado incluso “desleal”. En realidad, muchos de los supuestos que han sido contemplados como de competencia desleal lo han sido, más bien, de infracción de las restricciones a la libre competencia impuestas por la normativa corporativa (con el caso paradigmático de la prohibición de publicidad), por lo que acaso podría, en su momento, hablarse de competencia ilícita, pero no desleal (salvo que la publicidad fuera engañosa), ni mucho menos restrictiva de la libre competencia, sino todo lo contrario. Aquí se ha considerado desleal competir libremente, lo que, desde luego, no perjudica al consumidor o usuario (el "Cliente") sino que, en principio, le beneficia.



Así, por ejemplo una Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Murcia (Sala de lo Contencioso-Administrativo) de 29 de junio de 2002 confirma la sanción y el supuesto carácter desleal del ofrecimiento de servicios profesionales dirigiéndose a los clientes por mediación de circulares, cartas u otras formas orales, escritas, o gráficas; lo cual puede o no estar prohibido según la regulación del ejercicio de una determinada profesión pero no parece, en modo alguno, que pueda considerarse como desleal, ni desde luego anticompetitivo, sino más bien como una prohibición en pro de la limitación de la competencia; prohibición que, como hemos visto, ya no resulta admisible, si bien cabe imponer ciertas restricciones. Algo distinto es el caso de que estas comunicaciones se dirijan a los clientes del centro en el que trabajó el comunicante (que abre una nueva clínica veterinaria, que estaría deslealmente aprovechándose de la clientela del centro donde antes se era empleado), supuesto que contempla, considerando que existe infracción, la Sentencia del TSJ de la Comunidad Valenciana de 3 de marzo de 2000).



Por su parte, la Sentencia del Tribunal Superior de Madrid de 9 de diciembre de 1998 considera que existe competencia desleal por una infracción de la norma duodécima del Código Deontológico en cuanto que prohíbe a los Abogados la captación desleal de clientela, considerando acto de tal naturaleza el “«ofrecimiento de sus servicios profesionales, dirigiéndose a los clientes por mediación de circulares, cartas u otras formas escritas u orales», así como «encargar a terceras personas la obtención de clientela, tanto si su labor es retribuida como si no lo es»”. Hoy en día, sin embargo, debemos tener en cuenta que la Ley 17/2009, de 23 de noviembre, llamada Ómnibus, en aplicación de la Directiva de Servicios, liberaliza los servicios, con ciertas excepciones, de forma que se modifica la Ley de Colegios Profesionales, para prever que “los Estatutos de los Colegios, o los códigos deontológicos que en su caso aprueben los Colegios, podrán contemplar previsiones expresas dirigidas a exigir a los profesionales colegiados que su conducta en materia de comunicaciones comerciales sea ajustada a lo dispuesto en la Ley, con la finalidad de salvaguardar la independencia e integridad de la profesión, así como, en su caso, el secreto profesional”; pero sin que ello ampare, a nuestro juicio, una prohibición de realizar comunicaciones comerciales, sino sólo su modulación para salvaguardar los intereses expuestos.



En esta línea, la reciente Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 5 de abril de 2011 se pronuncia sobre la cuestión prejudicial planteada por el Consejo de Estado francés en relación a la libertad de comunicación comercial de los miembros de profesiones reguladas en relación con la Directiva de servicios. El Tribunal considera que la prohibición impuesta, en este caso a los auditores de cuentas, en relación a la captación directa de clientes puede considerarse una prohibición total de comunicaciones contraria a Derecho.

5 comentarios:

Carrusel dijo...

La prohibición de la publicidad solo ayuda a los grandes y establecidos, no a los clientes.

Midorino Usagui dijo...

Prohibir la publicidad hoy es absurdo.

Amanda Donoway dijo...

Bueno pero los servicios de abogados tampoco deberían venderse por los descuentos o los 2x1.

Anónimo dijo...

Quien rehuye la publicidad no quiere que la gente sepa, y eso es malo.

Anónimo dijo...

Lo mismo pasa en Perú. Doctor, por favor dónde puedo ubicar más información sobre esta situacion en españa.

Mi cuenta es chicopucp1@hotmail.com