jueves, 24 de enero de 2013

Las costas no pueden ser superiores a las pedidas



Las costas (honorarios del abogado y procurador contrario que han ganado el pleito o el recurso y a cuyo resarcimiento tiene derecho su Cliente), tasadas por el Secretario judicial, se impugnan a menudo por excesivas o indebidas. Pero lo que no puede hacer el Secretario, según un reciente Auto del Tribunal Supremo (Sala de lo Contencioso-Administrativo) de 28 de diciembre de 2012 (Rec. casación 5254/2011) es tasar unas costas superiores a las planteadas por abogado y procurador.

"La impugnación de la partida de costas correspondiente a los honorarios se sustenta en que en la minuta el Procurador solicitó la inclusión de 140 Euros en dicho concepto y no obstante, la Sra. Secretaria de la Sección aumento dicha cuantía con fundamento en la estricta aplicación del Arancel. Sostiene el Abogado del Estado que una vez presentada la minuta por el Procurador a fin de fijar los honorarios, la actuación de la Sra. Secretaria judicial ha de limitarse a comprobar que su importe no supera el mencionado Arancel, pero no está facultada, en su opinión, a rectificarla al alza, como ha sucedido en el supuesto de autos".

Pues bien, la Sala acepta tal argumento y nos dice que "la Sra. Secretaria debió limitarse a constatar si las minutas de los profesionales, a efectos de su inclusión en el concepto "tasación de costas" al que se refiere la Ley de Enjuiciamiento Civil, eran indebidas o excesivas, pero no si eran inferiores a las contempladas en el Arancel, esto es, no debió extender su decisión a otras cuestiones que la propia Ley deja a la determinación exclusiva de los profesionales intervinientes".

Huérfano de una verdadera fundamentación jurídica (como lamentablemente suele suceder a menudo en el Alto Tribunal), pues el razonamiento es más lógico que jurídico, podemos interpretar que, puesto que la tasación de costas lo que pretende es resarcir al cliente, por los honorarios devengados por su abogado y procurador, no propiamente (aunque así sea en forma indirecta) abonar los servicios de tales profesionales, nunca procede un abono superior al reclamado por los mismos, aparte del conocido principio de congruencia a efectos procesales, que puede ser aquí también invocado.


Francisco García Gómez de Mercado
Abogado

No hay comentarios: