lunes, 19 de marzo de 2018

Admisión de despachos con apellidos coincidentes

                                                   
 



Es muy frecuente en la práctica empresarial y, en particular, en el ámbito de la Abogacía y la consultoría, el empleo de los apellidos para el nombre de la empresa o despacho.

La marca que ello constituye, como signo distintivo de la empresa y sus servicios en el mercado, implica la exclusión de signos idénticos o similares que puedan inducir a error, con arreglo a las normas generales de la Ley de Marcas y la Jurisprudencia.

En ocasiones, los apellidos coinciden. ¿Puede convivir, por ejemplo, un despacho llamado Martínez de la Riva y Corredor con otro llamado simplemente Martínez de la Riva? La respuesta, para el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, es afirmativa.

Así, la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de 14 de marzo de 2018 (PO 1164/2017 s. 2ª) analiza la posible incompatibilidad de la marca Cremades & Calvo Sotelo Abogados con  la marca española B Cremades.

"Entiende la sala que no existe semejanza entre las denominaciones enfrentadas Cremades & Calvo Sotelo Abogados y B cremades, pues además de las diferencias de contenido gráfico, el único elemento común es “Cremades” que es un apellido que conforme a los datos del INE es utilizado por 2.888 personas como primer apellido  por 2.463 como segundo y por 33 con ambos apellidos. Tratándose de un apellido su uso no puede ser monopolizado, si al mismo se le añaden otros elementos que lo singularizan pues este segundo término particularizará el conjunto, al menos de forma excluyente, en cuanto que le mostrará que la solicitante no puede ser la oponente, eliminando toda posibilidad de confusión, pues el consumidor medio sabrá determinar cuál es el origen empresarial de los servicios que adquiere, aunque operen ambas marcas en el mismo campo aplicativo, teniendo además en cuenta que tratándose de servicios jurídicos son precisamente el nombre y los apellidos, primero, segundo o ambos los que singularizan a los abogados".

Se cita, además, la Sentencia de la Sala 3ª del Tribunal Supremo de 25 de julio de 2014 dictada en el Recurso de Casación 2838/2013 señala que:

"En relación a la inclusión en la marca de los propios apellidos, hemos declarado en anteriores ocasiones que es admisible la convivencia de marcas que presenten una homonimia parcial dentro de un conjunto donde el apellido común aparezca encuadrado junto con otras expresiones que permitan su individualización, partiendo de la base de que todo el mundo tiene derecho a usar sus apellidos, siempre que no causen perjuicio a otra persona. (Sentencia de 31 de enero de 2002, RC 7067/1994). Y dijimos en la sentencia de 29 de Octubre de 2009 (RC 1723/2008) los siguiente " En el último apartado del primer motivo de casación la recurrente cita dos  sentencias de esta Sala (de 20 de diciembre de 2001  y  de 19 de diciembre de 2002) relativas a la inclusión en nuevas marcas de los apellidos de sus solicitantes. Ninguna de ellas es aplicable al caso de autos pues una y otra subrayan que, ante la presencia de marcas prioritarias obstaculizadoras que también contienen el apellido del solicitante, el derecho de éste debe ceder a menos que sus propias marcas aspirantes contengan los suficientes elementos diferenciadores excluyentes del riesgo de confusión o asociación.".

Así mismo la Sentencia de la Sala 3ª del Tribunal Supremo de 11 de noviembre de 2005 dictada en el Recurso de Casación  372/2003 señala que

            "(…) por otro lado, y por lo que se refiere a la utilización de nombres y apellidos como marcas, debe tenerse en cuenta la doctrina del Tribunal Supremo (por todas, sentencias de 21 de junio de 2000 y 28 de marzo de 2001 ), de que salvo en los casos de identidad absoluta, en todos los demás supuestos en que se produzca un conflicto de marcas que respondan, ambas, a los apellidos de sus titulares, es admisible su convivencia siempre que la homonimia parcial se presente en un conjunto donde el apellido común aparezca encuadrado junto con otras expresiones que permitan su individualización".

En conclusión, la Sala de Madrid estima que "Nos encontramos ante un supuesto de homonimia parcial resuelta con la inclusión en la marca pretendida por la actora de la inclusión de otro apellido “Calvo-Sotelo”, que dadas sus características tiene suficiente fuerza diferenciadoras para excluir todo conflicto con la prioritaria".


Francisco García Gómez de Mercado
Abogado


No hay comentarios: