miércoles, 24 de julio de 2019

La solicitud de aclaración y el cómputo de plazos

 
El art. 267.9 LOPJ dice, claramente, que “Los plazos para los recursos que procedan  contra la resolución de que se trate se interrumpirán desde que se solicite su aclaración, rectificación, subsanación o complemento y, en todo caso, comenzarán a computarse desde el día siguiente a la notificación del auto o decreto que reconociera o negase la omisión del pronunciamiento y acordase o denegara remediarla”.  En la misma línea, el art. 215.5 LEC dispone que “No cabrá recurso alguno contra los autos o decretos en que se completen o se deniegue completar las resoluciones a que se refieren los anteriores apartados de este artículo, sin perjuicio de los recursos que procedan, en su caso, contra la sentencia, auto o decreto a que se refiriera la solicitud o la actuación de oficio del Tribunal o Secretario judicial. Los plazos para estos recursos, si fueren procedentes, se interrumpirán desde que se solicite su aclaración, rectificación, subsanación o complemento, continuando el cómputo desde el día siguiente a la notificación de la resolución que reconociera o negara la omisión de pronunciamiento y acordara o denegara remediarla”. Ambas normas fueron redactadas por la Ley 13/2009.
Las normas citadas explícitamente se aplican tanto a los supuestos en que se adopte la aclaración como a aquellos en que se niegue.
Sin embargo, como recuerda la Sentencia del Tribunal Supremo (Sala de lo Contencioso-Administrativo) de 23 de mayo de 2019 (RC 1753/2016) “en la  STC 186/2014, de 17 de noviembre  razona el Tribunal Constitucional que la prolongación artificial de un plazo para recurrir mediante una improcedente petición de aclaración de sentencia,  art. 267   LOPJ  no interrumpe el plazo para promover un recurso, allí el de amparo lo que resulta extrapolable al de casación. No obstante una conclusión distinta alcanzó la  STC 90/2010, de 15 de noviembre  si bien allí se trataba de sentencia que si fue aclarada”.
¿Significa ello que, en contra de la norma, solo la solicitud de aclaración que es estimada interrumpe el plazo de recurso? No, la citada Sentencia del TC atendió a un supuesto excepcional, en cierto modo de abuso de la solicitud de aclaración, para la “prolongación artificial” de un plazo.
Fuera de tal supuesto excepcional, como dice la meritada Sentencia del Tribunal Supremo “Lo relevante sin embargo es la aplicación del  art. 215.5   LEC   tras la reforma operada por la  Ley 13/2009, de 3 de noviembre. A tal conclusión habían llegado los  AATS de 9 de enero de 2014  (JUR 2014, 53456) , casación 2208/2013 , 6 de febrero de 2014, casación 510/2014 y  29 de abril de 2019  (JUR 2019, 152415) , casación 3957/2018 , y las  SSTS de 4 de abril de 2016  (RJ 2016, 4137)  y  27 de junio de 2016  (RJ 2016, 4336) , procedimientos de error judicial 7/2015 y 33/2015 respecto aplicabilidad  art. 215.5  LEC .  Y en lo que aquí atañe el  Acuerdo de 22 de julio de 2016  (RJ 2016, 6700)  de la Sección Primera de la Sala Tercera de este Tribunal, publicado en la página web del Consejo General del Poder Judicial y al que hace mención el  ATS de 18 de octubre de 2017  (JUR 2017, 264239) , recurso de queja 377/2017 , dice: "4º Cuando al amparo de lo dispuesto en el  artículo 267   de la  Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio  (RCL 1985, 1578, 2635) , del Poder Judicial (BOE de 2 de julio), se solicite la aclaración o integración de una sentencia o de un auto, la fecha a tomar en consideración para determinar el sometimiento de la resolución al régimen casacional será la de la resolución aclarada o integrada, sin perjuicio de que el plazo para preparar el recurso de casación se compute desde la fecha de notificación del auto de aclaración o integración". Significa, pues, que debe desestimarse la causa de inadmisión esgrimida por el Abogado del Estado”.

No hay comentarios: