lunes, 2 de diciembre de 2019

Novedades en el régimen retributivo del sector eléctrico


 
En el número 282 del BOE (23 de noviembre de 2019) se ha publicado el Real Decreto-ley 17/2019, de 22 de noviembre, por el que se adoptan medidas urgentes para la necesaria adaptación de parámetros retributivos que afectan al sistema eléctrico y por el que se da respuesta al proceso de cese de actividad de centrales térmicas de generación. Esta Norma tiene por objeto:

1.- Determinar el valor de la rentabilidad razonable aplicable al régimen retributivo específico y la tasa de retribución financiera para la actividad de producción en los sistemas  eléctricos no peninsulares con régimen retributivo adicional.

Respecto a lo primero, tal y como dispone el apartado primero del artículo único, la rentabilidad razonable aplicable en lo que reste de vida útil regulatoria de las instalaciones de producción a partir de fuentes de energía renovables, cogeneración y residuos será de 7,09 %.

2.- Introducir una relevante modificación puntual en la LSE de 2013 en relación a las instalaciones con derecho a la percepción de régimen económico primado a la entrada en vigor del Real Decreto-ley 9/2013.

Así, en la Disposición final tercera bis dice que, excepcionalmente “el valor sobre el que girará la rentabilidad razonable fijada para el primer periodo regulatorio, no podrá ser revisado durante los dos periodos regulatorios que se sucedan, de manera consecutiva, a partir del 1 de enero de 2020”. Es decir, a estas instalaciones se les permite optar a mantener durante un periodo de doce años la tasa de rentabilidad fijada para el primer periodo regulatorio.

Ahora bien, elegir esta posibilidad implica la renuncia a la continuación o inicio de nuevos procesos arbitrales, así como la renuncia a una posible percepción de indemnización o compensación. El Ministerio reputa positiva esta modificación porque garantizará la certidumbre económica a la instalación, permitiendo percibir una rentabilidad razonable del 7,398% durante el periodo 2020-2031, superior al 7,09% establecido durante el periodo 2020-2025, y evitando la incertidumbre del periodo 2026-2031.

Esta medida persigue disminuir la elevadísima litigiosidad en este ámbito. En la actualidad, España tiene cuarenta y cinco laudos pendientes, habiendo obtenido resultados desfavorables en la mayoría de los casos.[1]

3.- Ampliar el plazo de aprobación de la Orden Ministerial por las que se revisan los parámetros del régimen retributivo específico de las instalaciones de renovables, cogeneración y residuos hasta el 29 de febrero de 2020.

4.- Incorporar un mecanismo para el otorgamiento de permisos de acceso a la red para nuevos proyectos renovables en aquellas zonas afectadas por el inminente cierre  de centrales térmicas.

Recodemos que de las catorce centrales de carbón existentes en España, está previsto el cierre en los próximos meses de ocho de ellas, lo cual supondrá la reducción del parque de generación en cerca de 5.000 MW.

Además, cuando quede extinguida una concesión para el uso privativo de las aguas debido al cierre de instalaciones de energía térmica de carbón o termonuclear, se podrá decidir el otorgamiento de una nueva concesión a nuevas iniciativas y proyectos en el área geográfica donde se encontraba la instalación. Para el otorgamiento se ponderarán criterios económicos, sociales y medioambientales (cfr. nueva Disposición Adicional decimosexta del TRLA).

 

 

María Vizán Palomino
Abogada

 

 

 

 

 

 

 



[1] Según informó el diario EL PAIS (16-6-19), hasta el momento, España sólo ha ganado dos casos (Isolux Infraestructures y Charanne). En otro se habría producido un desistimiento (Solarpark Management). Después, los inversores han ganado otras ocho demandas por importe de más de 700 millones de euros.

No hay comentarios: