lunes, 20 de diciembre de 2010

Nuevo año, nueva ortografía



La Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española han aprobado una nueva ortografía para la lengua española o castellana, que elimina acentos de adverbios y pronombres que antes servían para diferenciar palabras, castellaniza el “quórum”, que pasa a cuorum, y elimina el acento de guion.
Además, ya no se consideran como letras la CH y la LL, y la Y se llamará ye y no i griega.

Tales normas no son, propiamente, normas jurídicas, pero la lengua y sus reglas no carecen de relevancia jurídica. Por más que se diga que una imagen vale más de mil palabras, la lengua es el principal vehículo de transmisión del conocimiento. Además, en nuestro ámbito, la lengua española o castellano es lengua oficial en España, sin perjuicio de la cooficialidad de otras lenguas españolas (art. 3 de la Constitución), las normas se interpretan según el sentido propio de las palabras, entre otros elementos interpretativos (art. 3 del Código Civil), los contratos se interpretan por el sentido literal de sus cláusulas si no resulta contrario a la intención evidente de los contratantes (art. 1281 del Código Civil), y en materia tributaria , en tanto no se definan por la normativa correspondiente, los términos empleados en sus normas se entenderán conforme a su sentido jurídico, técnico o usual, según proceda (art. 12 de la Ley General Tributaria).

El cambio de reglas ortográficas es una molestia para quienes ya las teníamos aprendidas, pero supone un esfuerzo de simplificación y de cohesión del español hablado en varios países que no debemos dejar de valorar.

Esperemos que se actualicen los correctores ortográficos, que nos ayudan mucho, pero mejor si aprendemos las nuevas reglas. Y consigamos cuorum no solo para esto sino para muchas otras cosas. Este es al menos el guion.